ADN argentino: una hija de Malacostumbrada ganó un G3 en tiempo récord y otro de La Liz, un G2

Resistencia dominó casi de punta a punta el Hankyu Hai y bajó la marca de los 1400 metros en el césped de Hanshin, donde ya había batido una plusmarca en la milla en 2019, mientras que el caballo Hishi Iguazu dominó el Nakayama Kinen (G2-1800m).


 Photo: Japan Racing Association - Carlos Delfino
Resistencia (Daiwa Major) se reencontró con la victoria en Hanshin. Photo: Japan Racing Association

La 4 años Resistencia (Daiwa Major), una hija de la notable yegua argentina Malacostumbrada (Lizard Island), se impuso en el Hankyu Hai (G3) casi de punta a punta y en tiempo récord para los 1400 metros de césped en Hanshin: 1m19s2/10. En el penúltimo turno de la jornada de este domingo, superó por dos cuerpos a la también japonesa Mikki Brillante (Deep Brillante) y se anotó la segunda plusmarca de su campaña, a un año y tres meses de haber logrado en el mismo escenario el Hanshin Juvenile Fillies (G1) bajando el registro más breve para los 1600 metros.

A esa victoria se sumó otra de Grado con genes albicelestes: Hishi Iguazu (Heart´s Cry) puso el pescuezo delante de Cadence Call (Lord Kanaloa) en el Nakayama Kinen (G2-1800m) en la pista principal de Nakayama, donde consumó cuatro de sus seis primeros puestos, incluyendo los dos clásicos de esta cuarta temporada que acaba de iniciar, a los 5 años. Fue, por otra parte, el cuarto festejo en serie del descendiente de La Liz (Bernstein), una recordada velocista de La Quebrada.

En cuanto a Resistencia, no vencía desde aquella tarde en la que completó un 2019 perfecto con tres primeros puestos, incluyendo el Kbs Kyoto Sho Fantasy Stakes (G3-1400m), y por ello fue considerada campeona 2 años hembra por la Japan Racing Asossiation (JRA). Y el año pasado, aunque no venció, se anotó dos segundos de Grupo 1: en las 1000 Guineas japonesas, en Hanshin, y ante los machos en la NHK Mile Cup, también en la milla pero de Tokyo.

En ocho presentaciones, Resistencia acumula ganancias por 249.721.000 yenes, el equivalente a unos 2,3 millones de dólares norteamericanos. Criada por Northern Farm y propiedad de U Carrot Farm, la yegua entrenada por Takeshi Matsushita tuvo en las riendas a Yuichi Kitamura.

Malacostumbrada, ganadora en Palermo del Gilberto Lerena (G1) y en San Isidro del Juan Shaw (G2), dio además en tierra nipona a Mikki Black (Black Tide), vencedor de tres, la última en un cotejo de salto, y a Gratias (Heart´s Cry), invicto en dos presentaciones, entre los que tienen edad para correr. Luego, dio a luz otra cría por Heart´s Cry en 2019 y una por Kitasan Black en 2020.

Danon Fantasy (Deep Impact), hija de Life for Sale (Not for Sale) y que venía de obtener su sexto triunfo en la Hanshin Cup (G1-1400m), quedó ahora quinta, a tres cuerpos y tres cuartos, tras descontar recién en el final, cuando encontró libertad por afuera.



Related News


Most Viewed News (Last 7 days)