He Runs Away logró su tercer éxito en apenas 42 días

El caballo argentino se impuso en un handicap de 2200 metros en Doomben y lleva tres primeros puestos en sus últimas cuatro presentaciones.


 Photo: Video YouTube - Carlos Delfino
He Runs Away (Heliostatic) ganó las últimas tres veces que corrió en pista seca. Photo: Video YouTube

Desde 2014, cuando Storm Pelotari (Bernstein) ganó tres carreras en 45 días que un caballo argentino no se imponía en esa cantidad de pruebas en una misma temporada en Australia. Y como sucedió hace seis años, He Runs Away (Heliostatic) no quiso ser menos que aquel coterráneo y lo consiguió en 42 días, con otro punto en común: en ese tiempo ambos corrieron cuatro veces.

He Runs Away, que en su tierra fue Caballo del Año 2016, completó su hat-trick de éxitos este sábado en un handicap abierto sobre 2200 metros en Doomben, el mismo recorrido y escenario de su anterior primer puesto, el 17 de octubre. Dos semanas antes, había roto el maleficio en los 2400m de Eagle Farm, quebrando una sequía de casi cuatro años, puesto que luego del Gran Premio Nacional (G1) no había podido vencer, incluyendo sus pasos por las pistas de Dubai y Hong Kong.

Ahora, a los 7 años y en un medio en el que la reiteración de esfuerzos es moneda corriente en este tipo de cotejos, el caballo entrenado por Chris Waller consiguió el más cómodo de sus triunfos, saliendo ileso en una competencia con un desarrollo alocado. Batió por dos cuerpos y tres cuartos a Happy Go Plucky (Pluck), de su misma edad, luego de que Torrens (Adelaide) saliera en la punta, escapara en la primera pasada por la recta y llegara a sacar 100 metros de ventaja en el opuesto antes de comenzar a ceder terreno en el regreso al derecho final.

Parecían dos carreras diferentes en simultáneo. Uno, el más joven del lote, escapado al frente. El resto, estudiándose los pasos, con He Runs Away por afuera, libre. Fue el caballo argentino, con Michael Cahill como nuevo jinete en su montura, el primero en salir a buscar al líder, al que le dio alcance faltando 150 metros, para desprenderse con comodidad. Una coincidencia: las tres victorias fueron en pista seca, mientras que el tercer puesto en Rosehill Gardens hace sólo siete días había sido en cancha pesada.

La resistencia de He Runs Away se mide no sólo por el caudal de competencias (lleva 15 desde que en marzo inició la travesía australiana), sino por las distancias en las que corre. Aquella cosecha de Storm Pelotari había comenzado también con dos primeros seguidos en 1300m y 1625m, en Toowoomba, y se cerró en Ipswich, en 1700m.

El caballo criado en el haras Santa María de Araras, que pasa por su mejor momento desde que dejó la Argentina, todavía tiene por delante un mes y medio para buscar el cuarto festejo del año. En tal caso, superaría en ese sentido no solamente a Storm Pelotari sino también a Storm Fabulador (Bernstein), que igualmente consiguió tres impactos en 2011, aunque ellos completaron cuatro y cinco triunfos en el global de su campaña australiana.



Related News


Most Viewed News (Last 7 days)