Coco Bullrich: "Voy a ir al hipódromo con mucha confianza"

A 24 años del triunfo de Refinado Tom, el último ganador de la Triple Corona argentina, el entrenador presenta a Seteado Joy en el Gran Premio Jockey Club, este sábado en San Isidro.


 Photo: Juan Ignacio Bozzello - Carlos Delfino
Seteado Joy (Fortify), la carta de Roberto Bullrich en el GP Jockey Club Photo: Juan Ignacio Bozzello

Roberto Bullrich entrena a Seteado Joy (Fortify), el candidato a ganar este sábado el Gran Premio Jockey Club (G1), carrera que obtuvo en 1996 con Refinado Tom, el último ganador de la Triple Corona argentina. Más allá del cambio de monta obligado, estuvo en la duda sobre si presentarlo o no, pero por razones ajenas a la puesta a punto del potrillo.

"Me empujó mucho para correrlo el bono que puso la Fundación Equina Argentina. Esos 500.000 pesos hacen que la carrera sea más atractiva y, además, se cobran rápidamente. Entre eso y lo que habitualmente te puede llegar a pagar el hipódromo de su parte, hacen un premio interesante para semejante nivel de caballos. Lo que yo no quería era participar de una fiesta como fue el Carlos Pellegrini del año pasado para cobrar recién seis meses después, porque el Fondo de Reparación no se gira en tiempo y forma", explica Coco. El plus de la FEAR es sólo para los anotados en Carreras de las Estrellas. De lo recaudado, San Isidro paga el 9%. El resto se abona cuando la Lotería provincial transfiere su parte, burocracia mediante.

Siempre sincero y sin vueltas, Coco acepta que "más allá de todas las especulaciones que se escuchan, estoy gerenciando una situación que es correr y tratar de ganar el Jockey Club, y que Top One City y Nixon Joy no estén, por el motivo que sea, termina siendo a favor nuestro". Hay fundamentos en su respuesta: "El ganador de la Polla no corra, ya por el hecho de habernos ganado, era bravísimo. Pero, además, Nixon Joy no sólo hizo una muy buena carrera y parecía que necesitaba más distancia, sino que lo vi trabajar muy bien el día que fuimos a San Isidro, cuando su gente no sabía todavía que iba a ser suspendido (por el doping en las Estrellas), y pensé que iba a ser el caballo bravo de la carrera".

Experimentado y vigente hace décadas, Bullrich no baja la guardia. "Las expectativas son grandes, el potrillo anda muy bien y parece haberle sentado el tema de la pasada. No la sintió y voy a ir al hipódromo con mucha confianza. Algún día de la semana llovió un poco, pero me gustaría que las condiciones del césped fueran normales. No porque tenga la duda sobre si se adapta o no, pero cuando tenés al candidato, mejor que la situación sea la normal para poder desplegar toda su calidad", sostiene.

Ya inscripto, y sin experiencia en el pasto, el cuidador sacó turno para llevarlo a conocer San Isidro, el lunes anterior. "La pasada me conformó mucho, aunque hubiese preferido que sea más suave. Le tomamos 2m3s80/100 y fue un trabajo exigente en el que llegó con fuerza y se comportó muy bien. Es muy manso. Ya ahí lo montó (Francisco) Gonçalves, porque quería que comenzara a familiarizarse con el caballo", relata el preparador.

"Como trabajo con Fabricio todos los días, sabía que esto de tener que cambiar de jockey me podía pasar. Cuando vi que Don Ringo ganó el Ensayo ya supe que tenía que buscar un plan B porque Barroso no iba a poder deshacer su compromiso. Me preocupé bastante porque él tenía mucho que ver en la estrategia de cómo correrlo 2000 metros y conseguir que venga de menor a mayor, y amansarlo", recrea Coco. Y amplía: "El día que Fabricio me recuerda que no iba a poder correrlo estábamos en Palermo, justo lo tenía a Goncalves al lado y lo hablé. Además de ser el que más carreras gana, tiene una mano muy buena y es muy capaz de hacerlo como yo quiero".

Si hay que echar mano a la historia, Seteado Joy se remató en la última jornada de liquidación -en diciembre de 2018- del haras La Biznaga, la misma cabaña en la que había sido criado Refinado Tom, el último gran héroe. 



Related News


Most Viewed News (Last 7 days)