El turf argentino avanza y en octubre volverían las carreras a la Provincia de Buenos Aires

De acuerdo a lo manifestado por autoridades, una noticia que fue replicada en los principales medios de ese país, desde el 1 de octubre los hipódromos de la Provincia de Buenos Aires podrían volver a organizar carreras bajo estrictos protocolos de seguridad, lo que permitiría que San Isidro y La Plata reactivaran la operación. Una noticia tan anhelada como esperada por los distintos gremios de la hípica argentina.


 Photo: Rafael Reyes - Sebastián Bravo L.
Photo: Rafael Reyes

Las expectativas de lo que podía surgir luego de la reunión que sostuvieron este martes autoridades de la Provincia de Buenos Aires, de Lotería Bonaerense y distintos representantes de la hípica y el Jockey Club, eran altas para así dar un paso más en medidas que posibilitaran el regreso de las carreras, principalmente al Hipódromo de San Isidro y de La Plata, ambos ubicados dentro de la Provincia, que esperaban la luz verde para sumarse al Hipódromo de Palermo, ubicado en Ciudad Autónoma de Buenos Aires y que pudo reactivar la operación el pasado 28 de agosto, obviamente sin la presencia de público en las tribunas y con estrictos protocolos sanitarios.

En el encuentro que contó con la presencia del jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el presidente de la Lotería Bonaerense, Omar Galdurralde, se determinó que, a contar del 1 de octubre, tanto el Hipódromo de San Isidro como La Plata, podrían nuevamente realizar carreras y poner nuevamente en marcha una actividad que genera miles de empleos directos e indirectos.

Si bien todavía no existe un llamado a inscripciones oficial por parte de los recintos hípicos mencionados, los que no albergan reuniones de carrera desde el 14 y el 17 de marzo respectivamente, San Isidro sería el primer de los dos señalados en volver a ofrecer competencias y posteriormente, se le sumaría el Hipódromo de La Plata. De acuerdo a lo reproducido en varios medios de comunicación, no se especificó qué acontecerá con los Hipódromos de Tandil, Azul y Dolores, que también se encuentran enclavados en la Provincia.

Cabe señalar que el Hipódromo de San Isidro ofreció carreras por última vez el 14 de marzo, siendo sede, nada más ni nada menos, de un atípico Longines G.P Latinoamericano (G1), disputado con muy pocas personas al interior del recinto y teñido totalmente por la irrupción de la pandemia Covid-19 en el continente. En tanto, La Plata operó por última vez el 17 de ese mismo mes, antes que comenzara un extenso y complejo periodo, principalmente para los distintos estamentos que componen la cadena productiva que gira en torno al caballo de carrera.

Sin poder correr, por tanto, sin imposibilitados de percibir ingresos, los propietarios, solo por nombrar un ejemplo de todos los que vieron directamente afectados sus intereses, debieron seguir corriendo con los gastos para mantener a los caballos y los entrenadores, haciendo todos los esfuerzos para sostener los empleos de sus equipos de trabajo.

Así la vuelta de Palermo a fines de agosto y la realización de la jornada de las Estrellas el pasado 11 de septiembre, fueron un bálsamos importante para el turf argentino, que ahora celebra esta nueva medida, aunque supeditada siempre al desarrollo de la pandemia que continúa azotando fuerte al país, permitirá que retomen la operación los otros dos principales hipódromos de Argentina y con ello, reactivando una actividad que sostiene miles de trabajadores, muchos de ellos ejerciendo labores irremplazables por la tecnología.



Related News


Most Viewed News (Last 7 days)