Jugó a los caballos que corría y aunque ganó le salió muy caro: suspenden a jinete australiano 3 años por escándalo de apuestas

Adam Hyeronimus titular de más de 500 competencias y que en marzo había sumado su primer Grupo 1 fue encontrado culpable de 30 de los 31 cargos que se presentaron en su contra.


 Photo: AAP - C. Henríquez
Adam Hyeronimus Photo: AAP

El jinete australiano Adam Hyeronimus, que en el mes de marzo había ganado su primer Grupo 1 al adjudicarse con Shout The Bar el Vinery Stud Stakes, fue suspendido durante tres años por un escándalo relacionado con apuestas.

Los comisarios de carreras de Nueva Gales del Sur encontraron culpable al jinete de 30 de los 31 cargos por los que estaba siendo acusado, por violar las reglas de los profesionales en cuanto al juego.

Según el Código de Carreras de Australia, un jinete no puede "apostar, o tener ningún interés en una apuesta, o facilitar una apuesta en cualquier carrera" y tampoco se le permite "apostar o tener interés en una apuesta, en ninguna carrera o contingencia relacionada con las carreras de pura sangre que involucren una carrera en la que esté montando".

Se determinó que Hyeronimus había jugado en competencias entre junio de 2016 y enero de 2019, este último año en el que comenzó a ser investigado.

Las indagaciones lograron establecer que el látigo de 30 años estaba asociado con Blake Paine, su primo y cuidador de caballos, quien era el que finalmente realizaba las apuestas.

Hyeronimus hacía transferencias a la cuenta bancaria de su primo para llevar a cabo los juegos. Los montos iban de los 100 a los 1.000 dólares australianos (entre US$ 72 y 720), apunta Racenet, y el monto total habría llegado a cerca de los 30.000 mil dólares australianos (US$ 21.590).

Tratando de no dejar rastro, las transferencias eran catalogadas como "ahorro" o "regalo" y Paine se encargaba de apostar por una cuenta de Sportsbet.

El látigo apostó a dos caballos que montó, 500 dólares australianos a "Lucky Meteor, que terminó tercero en Canterbury en noviembre de 2016, y a Limbo Soul, que ganó en su debut en Rosehill en febrero de 2017", apunta Racing Post.

Además de ello, fue encontrado culpable de otros 28 cargos en competencias en las cuales no participó, en la que se jugaba a ganador, place y apuestas de fantasía.

Para establecer la sanción, a la que puede apelar y la que ya comenzó a regir, los comisarios también tomaron en cuenta que el jockey había dado positivo por sustancias prohibidas y que ambos habían entregado información falsa a los investigadores.

Hasta el momento "tanto el Sr. Hyeronimus como el Sr. Paine todavía no han dicho la verdad a los comisarios con respecto a delitos muy graves", indicaron los delegados en la lectura de la sentencia, señala Horse Racing Planet.

Debido a todo esto, el jockey finalmente recibió 3 años de castigo, mientras Paine 2.4 años.

Hace una semana, y ante la sentencia que iban a determinar los comisarios, el abogado del jinete había indicado que una larga sanción podría significar una "sentencia de muerte" para su defendido en las carreras de caballos, asegurando que "debería haber una luz al final de todo para alguien que ha estado involucrado en la actividad durante toda su vida laboral".

Por su parte, Hyeronimus dijo que estaba convencido de querer regresar a montar, pero que "no estaba seguro" de poder hacerlo una vez que cumpliera la pena.



Related News


Most Viewed News (Last 7 days)