Nuevo desafío para Denis Araújo, un embajador de la fusta uruguaya

El jinete uruguayo se radico en Charles Town y ya está cosechando victorias.


 - Germán Boiso
Denis Araujo

Esta es su tercera vez en el gran turf norteamericano pero la primera en que corre en los Estados Unidos. Denis Araújo tuvo destacadas temporadas tanto en 2016 como en 2018 cuando se radicó en Vancouver y peleó arriba en la estadística. En este 2019 finalmente logra su ansiado paso a los Estados Unidos y en Charles Town (Virginia Occidental) es donde está cosechando sus primeros podios. 


 Titular de 426 impactos en Uruguay, 384 de los cuales han sido en Maroñas. Araujo que está rankeado 14to desde la reapertura de nuestro principal hipódromo ya tiene 86 impactos en el Norte, tres de ellos conseguidos el pasado fin de semana en los Estados Unidos donde ha comenzado con el pie derecho. Hasta ahora ganó 3 de once carreras corridas pero las tres llegaron en sus últimos cuatro intentos y siempre con caballos que pagaban buenos dividendos. Procuramos la palabra de Denis Araújo para conocer de primera mano cómo es su presente y a que apunta para el futuro: 

 "La llegada a Charles Town se da de manera muy particular, hacía un par de años que me estaban invitando para venir acá, hace poco cuando me aprobaron la visa de trabajo para trabajar en Estados Unidos surgieron oportunidades en Gulfstream Park y en Santa Anita pero considero que son dos lugares muy difíciles para que fueran mi inicio en Estados Unidos. Por eso se reflotó lo de Charles Town ya que al ser invierno además hay muchos hipódromos cerrados y esta posibilidad cuadró de forma justa. Cuando llegué acá ya tenía a mi agente y comenzamos a trabajar y las cosas se van dando. Aquí se trabaja más en las mañanas, hay que galopar, algo que casi nunca hacía en Hastigs pero bueno, es un derecho de piso que hay que pagar y está bien que así sea. He corrido 11 y gané tres por lo que estoy muy conforme. La cancha es similar a la de Vancouver, tiene unos 1200 metros la vuelta y la recta es corta de algo más de 200 metros. Esa similitud con Hastigs sin dudas me sirve para que la adaptación aquí haya sido muy rápida. La idea es seguir acá, seguir ganando y veremos que pasa en el futuro, hay posibilidades de ir a Monmouth Park cuando abra pero si acá las cosas siguen bien quizás me quede para hacerme un nombre". 

Consultado sobre el hipódromo, la competencia así lo ve: "la gente aquí es espectacular, me han recibido de manera notable. Aquí unos 1000 caballos, más del doble que en Hastigs y tenemos carreras cuatro días a la semana, miércoles, jueves, sábado y domingo. El invierno es duro y se han suspendido reuniones por el frio, para suspenderlas tiene que haber 15 grados farenheit que son unos -9 grados centígrados. El nivel de los jockeys era mas alto en Vancouver, acá hay más jinetes, somos unos 50 pero el nivel está un escalón por debajo. Los caballos también eran un poco mejores en Hastigs, aquí hay muchos claiming baratos. Los tres caballos con los que gané me gustaban para que definieran pese a sus dividendos. Eran animales con chances en donde había que favorecer los desarrollos, estudiar las carreras y tratar de leerlas lo mejor posible, y también aunque las cosas no salgan según lo pensado como sucedió el sábado tener la chance de adaptarse sobre la marcha, sin dudas el del sábado fue el mas lindo de los tres triunfos y por supuesto el primero del viernes fue muy importante porque la primera en un nuevo hipódromo sirve para romper el hielo. Fueron todas victorias lindas con estrategias diferentes en las que se nos dieron las cosas. Estamos muy bien y vamos por más".

Febrero 11, 2019, Uruguay
Germán Boiso

Noticias relacionadas


Noticias más vistas