Luis Catena: "Si pudiera retroceder el tiempo volvería a ser preparador"

La confesión corresponde al profesional mendocino Luis Catena, quien a sus 71 años, ha conseguido las mil victorias y en una jornada de Derby-Day, algo soñado para este hijo adoptivo de Viña del Mar y del Sporting. Por eso su emoción, al materializar este logro como lo soñó tantas veces. Lo cierto es que todo resultó a pedir de boca, agradeciendo a todos los hípicos que se le acercaron ese domingo para felicitarlo. También nos dice con seguridad: "No cambiaría todo lo conseguido por un Derby, aunque sí le tengo muchas ganas".


 Foto: Juan Vicente Vergara - Juan Antonio Torres
Luis Catena Foto: Juan Vicente Vergara

Cada una de las canas que lleva en su cabeza representan los años de sacrificio que tuvo que enfrentar para que ahora con siete décadas a cuestas, pueda hacer un resumen feliz de lo que ha sido tanto su trayectoria como su vida misma. En el camino, tuvo que tomar una decisión que le cambió la existencia: dejar su amada Mendoza para recalar en la Ciudad Jardín. Y no se arrepiente. Nunca lo hizo. 


Los tiempos han cambiado. En realidad, los años no pasan en vano. Hoy por hoy, es común verlo emocionarse. Se nos puso más llorón el hombre. Como cuando en plena rueda de prensa con los medios hípicos en la troya viñamarina, lo llamó una hija desde el exterior para felicitarlo por su logro. El hombre no aguantó la emoción, con sus ojos llenos de lágrimas. Pero estoicamente sacó la tarea de declarar adelante, haciendo esfuerzos sobre humanos para contener el llanto. Algo que se justifica dadas las emociones que se le han venido juntas. Y cuando habla, ustedes ya saben. Deleitémonos. 

 "Los últimos años han sido malos, por eso haberla ganado este día es para mí una emoción muy especial, agradeciendo a Chile, Viña y el Sporting que es mi casa. Tener esta profesión es vivir en un mundo de emociones, cuando te toca ganar y cuando te toca perder. Esta meta cumplida ha sido un regalo del cielo. Si pudiera retroceder el tiempo no tengan dudas que volvería a ser preparador. Fue siempre mi sueño, reconociendo que venir a este país encerraba una incertidumbre, además que me costó en un comienzo convencer a la familia. Nosotros somos nietos de inmigrantes italianos, entonces que les saliera un burrero me significó ser la oveja negra de la familia. Llegué en Agosto del ´93 a Chile. Pero igual tengo una familia maravillosa. Mis triunfos los conquistaron". 

Pese a que Vin Rye le dio el triunfo número mil ese domingo de Derby, Luis Catena ubica a Sandy Bay como su predilecto. En este camino hubo muchos caballos especiales, pero los triunfos en su generación lo marcaron. También Indy Boy, que casi le dio el soñado triunfo en la gran carrera del Sporting. 

"No cambiaría todo por un Derby. De que me gustaría ganarlo, indudable que sí. Esperemos que ahora que tengo 71 años, cada año me vea un año más joven y tenga la misma energía. Les dedico estas mil victorias a toda mi familia y los amigos incondicionales que se alegran de mis éxitos. No olvido a Idelfonso Molina. A mi plantel de cuidadores y capataces del corral, gracias por su trabajo esmerado. Y agradezco también la confianza y amistad de Guillermo Castro, Carlo Rossi, Gonzalo Boffil e Italo Traverso. Sin ellos nada habría sido posible".

Febrero 10, 2019, Chile
Juan Antonio Torres

Noticias relacionadas


Noticias más vistas