latino_banner.jpg
banner_top_2_BMW_1920x250.jpg
banner longines_sinlatino.jpg
1920X250_TURF_ABSAL_20190306.jpg
banner_top_2_vacacionremate_banner_mod2.jpg
revistadigital_banner_1920x250px2.jpg

Casi nueve años después, el Club Hípico volverá a ser escenario continental

Un recuerdo Inolvidable, sobre todo para los que presenciaron in situ, dejó la victoria de Belle Watling (Dushyantor) en la edición 2010 del ese entonces, G.P Asoc. Latinoamericana de Jockeys Clubes e Hipódromos (G1), ante más de 60 mil personas que llenaron las gradas del Club Hípico de Santiago.


 Foto: Rafael Reyes - Sebastián Bravo L.
Belle Watling Foto: Rafael Reyes

 - Sebastián Bravo L.

No cabe duda que si revisamos uno a uno los desenlaces que han tenido las citas hípicas continentales, el que ofreció la chilena Belle Watling y el brasileño Sal Grosso (Our Emblem), aquel recordado 17 de septiembre de 2010, debe estar entre los más emocionantes que recuerde la prueba más importante del turf latinoamericano. 

Programado originalmente para el domingo 7 de marzo de ese año, la cita debió ser pospuesta producto del terremoto que afectó a Chile el 27 de febrero y que dejó diversos daños en ciertas estructuras del Club Hípico de Santiago y la situación de catástrofe a nivel país, hacía imposible su realización, siendo finalmente trasladada su realización para septiembre, fecha que coincidía con la conmemoración de los 200 años de independencia del país sede. 

Aquello le entregó un perfume distinto a la competencia. La efervescencia fue total ante la victoria de la yegua local que comandada por Héctor Berríos, batió en polémico final al carioca Sal Grosso, cuyo jinete Luiz Duarte elevó reclamo a los jueces, que posteriormente fue desestimado, en una decisión que pese al tiempo transcurrido, todavía es, en algunas ocasiones, materia de debate en las mesas de los hípicos. 

Si bien todavía no se cumple una década de dicho pleito, la hípica del continente ha cambiado y con ello, su máxima cita continental no ha quedado ajena. La incorporación de Longines como patrocinador principal y cronometrador oficial de la prueba junto al importante crecimiento que ha concretado en distintos ámbitos la Organización Sudamericana del Fomento del Pura Sangre de Carreras (OSAF) en el último lustro ha permitido la consolidación del Longines G.P Latinoamericano (G1) como un eje central de la actividad hípica en este lado del mundo, concitando gran interés y la participación de sobresalientes exponentes de cada país, gracias al importante crecimiento de la bolsa de premios. 

El Club Hípico de Santiago recibirá nuevamente el Latinoamericano como anfitrión, lo hará por cuarta vez y en una fecha que reviste bastante importancia para la entidad de Blanco Encalada, pues justamente en 2019 se cumplen 150 años desde su fundación. La modalidad de extra clasificados es otra de las diferencias que tiene actualmente el Latino en relación a la última vez que se disputó en el Club Hípico. Y en ese contexto, los chilenos Brown Storm , El Picaro, Gran Bribon, Larco, Nombar, Nuevo Maestro, Penn Rose, Peumayen, Primark, Win Here, Ya Primo y Yes My Love fueron los que se acogieron a dicha modalidad, previo pago de $USD 1,000 por parte de sus responsables. En tanto, desde Perú anotaron al argentino Mr Bailetti. 

Sin embargo, la presencia de El Pícaro (Lookin At Lucky) que asomaba como una de las principales cartas de Chile estaría prácticamente descartada, pues todo indica que proseguiría su campaña en Hong Kong bajo nuevas manos. En tanto, desde Argentina muchos dan por hecho la participación de Sixties Song (Sixties Icon), uno de los mejores fondistas de dicho país y de reconocida experiencia internacional, adjudicándose la edición 2017 del Longines G.P Latinoamericano (G1) disputado ese año en el Valparaíso Sporting. El pensionista de Alfredo Gaitán Dassié tendría en el sillín al histórico jinete Pablo Gustavo Falero, en la que sería su despedida de este tipo de competencias, pues el experimentado profesional ya anunció que colgaría la fusta cuando culmine esta temporada. 

Varias novedades se irán agregando a medida que transcurran las próximas semanas, cuando faltan prácticamente dos meses para el pleito fijado para el domingo 10 de marzo en distancia de 2.000 metros y que durante esa semana se robará toda la atención de la actividad. El Latino vuelve a correrse al sentido de las manillas del reloj y ese es solo uno de los ingredientes que ofrecerá una carrera que suele ser inolvidable, pues así como lo es la Copa Libertadores en el fútbol, todos los años su ganador escribe su nombre con letras doradas es una página importante de la historia de nuestra hípica sudamericana.


Noticias Relacionadas


Noticias Más Vistas