Rodolfo Fuenzalida: "El matrimonio me cambió la vida"

Ya superó las dos décadas de ejercicio el jinete Rodolfo Fuenzalida, quien a sus 38 años es una de las montas de confianza en el corral de Patricio Baeza. Por lo mismo, confía que en cualquier momento aparecerá ese corcel que le otorgue un Grupo Uno de los grandes, algo que le ha sido esquivo rodando justo en las semanas previas, cuando era monta titular de Río Allipen y de Jacaré. Es hijo de la ex jocketta Fresia García, radicada hace un buen tiempo en Estados Unidos, por lo que lleva la fusta en la sangre.


 - Juan Antonio Torres

Nació en Santiago, pero cuando su madre corría, vivió en Viña del Mar siendo un niño junto a su hermano menor Cristián. Posteriormente, ella preparó. Las carreras del Sporting, por consiguiente, conformaban su vida diaria. Si bien no para alcanzar a recordar cuando Fresia García ganaba con Ganga y Detective, sus caballos regalones, fue en esa época en que Rodolfo Fuenzalida le fue tomando el gustito a ser jinete. Y como la vida es tan increíble, jamás imaginó por entonces que el amor de su vida sí sería una viñamarina: Carla Vásquez, hija del preparador Carlos Vásquez, quien tuvo a cargo al Doña Sofía, con quien está casado hace diez años y son padres de una niña: Josefina. 


Al contar la historia del "Tío Rodo", como le llaman en el medio hípico, es imposible no enfatizar en su vida personal, porque él mismo con la madurez que hoy le otorgan sus casi cuatro décadas de existencia, es quien enfatiza sobre la importancia de haber dejado la soltería. "Llegó un cable a tierra a mi vida", nos dice. Primero fue su esposa y, luego, su hija, quien definitivamente trajo la marraqueta bajo el brazo. El mismo Rodolfo lo explica a El Turf.com: 

"Yo no he llegado más arriba en mi carrera porque recién cuando me casé y luego nació mi hija, empecé a aterrizar. Ahí me dediqué a mi familia y mi profesión por completo, dejando las malas juntas y el carrete. Ellas han sido mi cable a tierra. Yo antes corría sólo cuando necesitaba plata y todo me daba lo mismo. Ahora maduré y me esmero por ambas, para que nada les falte. Por eso que puedo decir con conocimiento de causa que el matrimonio me cambió la vida". 

 Tanto, que ya va hacia las 1500 victorias, ubicándose entre los diez primeros de la estadística. Entre sus principales caballos están Peso Veinte, Flaco Simpático, Río Allipen y Jacaré. Su primera victoria fue con Monte Sagrado y la número mil, con Premiatta. Esta última, en Julio del 2015. En sus inicios, Rodolfo y su hermano iban a correr los domingos a Peñuelas, donde su abuelo Roberto Jaque se ganaba todo el programa. "Fue una linda época esa. Lamentablemente, se cerró el hipódromo, pero es algo que se veía venir. Cada vez que voy constato que está todo muy cambiado allá". 

Los números de su palmarés entusiasman al eficiente jockey, aunque todavía tiene una espinita para la cual lucha por sacarse. Nos referimos a los Grupo Uno de los grandes. Todas las mañanas, Rodolfo se levanta y enciende el motor de su vehículo para ir a los aprontes en busca de esas montas que le permitan cumplir un sueño. "Estuve a punto de correr en El Ensayo y El Derby a caballos como Río Allipen y Jacaré. Yo era primera monta de ambos, pero tuve la mala suerte de rodar en las semanas previas de dichas generaciones. Pero ya se nos dará a nosotros", vaticina.

Enero 4, 2019, Chile
Juan Antonio Torres

Noticias relacionadas


Noticias más vistas