Luis Risopatrón" De compañero de colegio de Juan Cuneo a Presidente del Consejo Superior

Creciendo con la disciplina del INBA, internado de lunes a sábado como muchos próceres, Luis Risopatrón Renard fue pavimentando su camino sin imaginar que terminaría enamorándose de las carreras de caballos, su gran pasión. Desde 1958 que es propietario de finasangres, recordando entre sus mejores exponentes a Loco Afán y Tango Uno. En el deporte de reyes ha estado asociado con Jorge Burgos, Edgardo Boeninger, Carlos Figueroa, Jaime Castillo Velasco y Mariano Fernández, entre otros ilustres políticos. "Yo no podría vivir sin la hípica", confiesa el titular del stud Mano A Mano, voz autorizada a sus 87 años para referirse especialmente a temas relacionados con el ente rector de la actividad, indicando que hoy se extrañan directivos como Marcel Zarour.


 Foto: Juan Vergara - Juan Antonio Torres
Luis Risopatrón Foto: Juan Vergara

"Ya en el colegio, Juan Cúneo se proyectaba como un genio, con una mente brillante". La aseveración corresponde a Luis Risopatrón Renard, quien no fue compañero de curso con el timonel del Hipódromo Chile, precisamente, pero sí de generación. Ambos se formaron en el Internado Barros Arana, con la disciplina correspondiente. Pobre de aquel que se comportara mal o se sacara malas calificaciones. De lo contrario, no tenía salida libre el fin de semana. 


Mucho de eso falta en la formación de hoy de los estudiantes, partiendo con la Educación Cívica que ya no se imparte en los colegios. La actual pérdida de respeto hacia la autoridad sería algo impensado en esos tiempos. En el caso de ambos personeros, el destino también los unió cuando adultos. Denominador común: la hípica. Pasión de multitudes donde ambos han sido reyes aunque en el caso de Risopatrón, partiendo de propietario como la mayoría de los mortales. 

"Tuve la suerte de contar con dos preparadores de excepción a cargo de mis principales caballos. Me refiero a Álvaro Breque y Enrique Vidal. También que un jinete como Juan Amestelly nos corriera mucho. En 1989 iniciamos una segunda etapa como propietarios que había partido en 1958. Entre medio me fui a España y al volver habían ocupado mis colores, por lo que los rebauticé como Mano A Mano. Con Loco Afán ganamos por tres años consecutivos el clásico Selección de Velocistas. Y con Tango Uno, las Dos Mil Guineas, con el que después escoltamos a Malek. En la actualidad, tengo a Barrio Reo y Niño Bien. Este último correrá el Coronación el domingo próximo. Sus aprontes y su última carrera nos tienen esperanzados", confiesa. 

Donde también tiene argumentos para intervenir Risopatrón es en esferas directivas y puntualmente en todo lo que tenga que ver con el Consejo Superior, organismo que presidió desde 1990 a 1994, continuando posteriormente como asesor en varios períodos, en especial con Adolfo Ballas, Alejandro Ascui y Leopoldo Reyes, dando un paso al costado ahora que no está la Concertación gobernando. "He sido toda mi vida falangista", justifica. Respecto a la actual realidad de la hípica, nos dice con conocimiento de causa: 

"A los hipódromos no les conviene implementar un simulcasting complementario como debe ser y prefieren seguir haciendo 20 carreras. Y respecto a la liberación de 86 reuniones por la que lucha el Club Hípico, el principal opositor a ese tema ha sido el Hipódromo mismo, cuidando su día sábado. En cuanto a Concepción, sus dueñas están esperando únicamente el cambio de uso de suelo para vender. No como en Antofagasta que terminaron todo antes de tenerlo en la mano y ahí quedaron tirados los terrenos. Lo que yo echo de menos hoy son dirigentes como los de antes. Incluso el mismo Marcel Zarour hace mucha falta en la actualidad. Con él se podía discutir aunque no compartiéramos algunos temas e hizo mucho por la hípica".

Diciembre 5, 2018, Chile
Juan Antonio Torres

Noticias relacionadas


Noticias más vistas