Jaime Medina: "Nunca ha sido mi intención menospreciar ni burlarme de mis rivales"

El jinete Jaime Medina salió al paso de los comentarios generados por sus definiciones, acerca de pararse en los estribos o de mirar para atrás, argumentando que han sido reacciones instantáneas, producto de su felicidad. También, como una forma espontánea de expulsar la tensión acumulada tras semanas de preparación para cada etapa de la Triple Corona que ya ha hecho suya. Además, en su fuero interno sabía que por el aumento de distancia y mayor cantidad de rivales, era complicada esta última gema, la que por esas cosas del destino, terminó siendo más fácil que las anteriores. Por eso la hípica es tan hermosa.


 Foto: Rafael Reyes - Juan Antonio Torres
Jaime Medina Foto: Rafael Reyes

Comienza a ganarse el cariño del público el jockey Jaime Medina. Todo en base a profesionalismo, que lo destaca cada mañana y que por fin por las tardes ha comenzado también a rendir sus frutos en las citas de Grupo Uno. Esa era precisamente una de las críticas que se le hacía al jockey oriundo de Quillón. Era una de sus deudas, incluso consigo mismo, no obstante haber ganado El Derby años antes con Ashtar. Al tenor de esta triplecorona alcanzada, ya no hay derecho a dudas: Jaime es un jinete de jerarquía. Es que más que estilos, lo que vale es la producción y la cabeza que se tenga. Si no que lo diga el mismo Pedro Robles, que pese a ganar El Ensayo también goza de detractores en la actividad. Increíble. 


Faltaba ese diamante en bruto para demostrarlo. Con Cariblanco no desaprovechó la oportunidad. Al extremo que gracias a este maravilloso caballo, el jockey suplió lo que todos, incluido él mismo, mencionaban como su talón de Aquiles en su profesión. Una espinita que hoy ya no existe gracias a este corcel que lo ha relanzado al estrellato y lo tiene convertido en el jinete del año.

 "No podré olvidarme nunca de Cariblanco, un caballo demasiado especial, que me ha brindado las mayores satisfacciones de mi carrera. Es muy difícil describir la alegría que estoy sintiendo. Tal vez lo más cómo habría sido largar de la 7 o la 8, pero le dije a sus responsables que si no se daba, eligieran la 13, porque nos había dado suerte y los hípicos somos muy cabaleros. Así fue desde el Debut Potrillos. Felizmente se nos dio, haciendo todo fácil en el recorrido". 

Hoy todo es celebración. Todo es algarabía. No faltaron las lágrimas. Vimos al mismísimo Rodrigo Sánchez a un costado de la troya con impotencia de no poder saltar la reja para abrazar a todo su equipo, llorando de felicidad. Hasta que lo hizo nomás, gentileza del funcionario de la puerta respectiva mediante, accediendo a un costado de la carpa donde se brindó la conferencia de prensa. Es entendible. Estar suspendido no es grato, como tampoco lo es el que te traten de delincuente cuando no lo eres y se te apunta con el dedo por temas de medicamentación, que en su momento ha transformado también todo en un desorden. 

Pero volvamos a Medina y su alegría. Porque perfectamente todo pudo ser muy distinto antes de la largada. Lo sabe en su fuero interno el penquista. 

"Así es. El caballo tiene una ligereza innata, pero casi nos jugó una mala pasada, abriendo la puerta del partidor y saliéndose un par de metros. Felizmente lo pude controlar. Ese es un contratiempo que en la hípica no es bien mirado y suele influir después en el resultado, pero Cariblanco está por sobre todo eso y se sobrepuso al traspié. No le pasó nada gracias a Dios y después hizo todo fácil. Yo diría que en los 1400 lo sentí relajado y me venía pidiendo, por lo que lo fui soltando de a poco para después en el derecho desprenderse fácil. ¿Mi celebración de nuevo" Mire, son cosas de segundos. La felicidad que se siente es tanta que uno lo hace de manera espontánea. Jamás lo haría por menospreciar a mis rivales o burlarme de ellos. Los que me conocen saben que no soy así".

Diciembre 1, 2018, Chile
Juan Antonio Torres

Noticias relacionadas


Noticias más vistas